martes, 19 de julio de 2016

UFOLOGÍA: ¿Inteligencia “extraterrestre” está detrás del enigma de las apariciones marianas?

   


Se han dado extrañas apariciones marianas en diversos lugares del mundo, pero ¿este extraño fenómeno podría estar relacionado con la casuística OVNI?

Los especialistas portugueses Joaquim Fernandes y Fina d’Armada han llegado a la conclusión de que los ovnis y las apariciones marianas tienen mucho en común estudiando las apariciones de la Virgen de Fátima (Portugal), en 1917.
¿Cómo describirían tres niños iletrados de un país católico y supersticioso como era entonces Portugal a un ser del espacio? Posiblemente como la Santísima Virgen.
De hecho, Fina d’Armada reconoce que la “aparición” nunca les dijo que ella fuese la Virgen. Cuando Lúcia le pregunta a su “visión” quién es, ésta responde sin mover los labios: “Quién soy y qué quiero te lo diré más adelante”. Todo lo relativo al contenido de las apariciones -incluidos polémicos mensajes proféticos de Fátima- le fueron inculcados a Lucia do Santos en Pontevedra mientras estaba al cuidado de los padres Jesuítas. Así lo afirma, entre otros, el especialista Carlos Fernández.
Hasta su llegada a la capilla de las apariciones de Pontevedra Lucia declaró que, "en las estampas que he visto, Nuestra Señora parece llevar dos mantos. Si yo supiera dibujar –y si supiera no sería capaz de representarla tal cuál es, porque es imposible, lo mismo que hacerlo con palabras–, pondría solamente una sencilla túnica, lo más blanca posible, y un manto que baje desde la cabeza hasta el borde de la túnica; y como tampoco podría dibujar su luz y su belleza, quitaría todos los otros adornos, menos un hilo de oro que bordea al manto. Este hilo resaltaba como si fuera un rayo de sol, que brillaba extensamente. La comparación no dice nada de la realidad; pero no sé explicarme mejor". La cabeza parecía cubierta por un manto transparente, (¿podría ser un casco?) y sobre el pecho algo que emitía una luz intensa. La Iglesia entendió que se trataba del Sagrado Corazón o al Corazón Inmaculado de María pero estas descripciones de objetos brillantes en el pecho o en el cinto, abundan en los casos de humanoides catalogados por los ufólogos.
Hay un dato más. Cuenta Fina d’Armada que, semanas antes de que tuviera lugar la primera de las apariciones a Lúcia do Santos, un grupo de espiritistas que aseguraba estar en contacto con seres de “otros planetas” anticipó lo que iba a pasar en un anuncio encabezado como 135917… ¡sorprendente!
A la luz de estas nuevas revelaciones, Joaquim Fernandes se pregunta si lo que vieron los 70.000 fieles y curiosos que se dieron cita ante la Cova de Iria en la llamada "danza del sol" (definida así porque el astro rey, -o una luz que se le parecía- se movía de forma impropia en el firmamento) no sería, en realidad, un ovni.
Parece que el hecho –ignorado por muchos- de que las ropas de los testigos se secaran al paso de aquella luminaria aquel lluvioso día, confirma que el “prodigio” tenía que ver más con los ovnis que con los designios de Dios… si es que no son lo mismo.
También el zumbido escuchado por los presentes nos trae a la memoria los “sonidos melodiosos” que escucharon los pastores de Montserrat… ¿Qué pudo producirlo?
La respuesta, tal vez, se halle en los trabajos de Hodking quien demostró que las células producen y absorben diferentes iones en el proceso metabólico. Según este biólogo galo, un campo electromagnético intenso de alta frecuencia, como las microondas, podría ser capaz de producir en el cerebro ciertas "alucinaciones" visuales i/o auditivas que explicarían estos "sonidos".
A la luz de todos estos datos se diría pues que, desde la más remota antigüedad una inteligencia “extraterrestre” se ha empeñado no sólo en tutelarnos sino que podría estar detrás de la génesis de muchos cultos y religiones, entre ellas, también la católica.
Lo mismo ocurre con la extraña aparición de la llamada Virgen de Guadalupe que se le apreció al indígena Juan Diego en México. Lo más extraño y resaltante de este caso para los ufólogos es que este ser pidió expresamente que le construya un altar en el lugar para que la adorasen los ‘fieles’, cosa que es completamente contraria a la doctrina del cristianismo en donde ni los apóstoles, ni los ángeles, ni cristo mismo obligan a ser adorados y mucho menos reclaman un altar.
A la luz de todos estos datos se diría pues que, desde la más remota antigüedad una inteligencia “extraterrestre” se ha empeñado no sólo en tutelarnos sino que podría estar detrás de la génesis de muchos cultos y religiones, entre ellas, también la católica.
Fuente: Este artículo fue publicado en www.revistaenigmas.com
Anuncios: