jueves, 30 de junio de 2016

UFOLOGÍA: El misterioso Caballero Negro sería un satélite artificial de origen extraterrestre que nos vigila

   


Extraño objeto fue descubierto por Nikola Tesla en 1899. Desde la perspectiva ufológica, ha sido considerado como un objeto de origen extraterrestre y de una antigüedad de 13000 años y que estaría vigilando a la raza humana.

Sobre la Ionósfera, flotan una gran cantidad de satélites que fueron creados con diversos fines (clima, comunicaciones, espionaje, etc.). Algunos, ya en desuso, son considerados como “basura espacial”. Sin embargo, hay un artefacto que no pertenece a los registros de ningún país en particular y del cual no se tiene mayores antecedentes: El Caballero Negro. Cuenta la leyenda que pertenece a una avanzada civilización extraterrestre que está pendiente de todos nuestros pasos gracias a ese aparato…

Los primeros datos que se tiene de él, se remontan a 1927, cuando un grupo de radio-aficionados de Noruega, empezaron a recibir unas extrañas señales en sus equipos de audio. Años después, en 1954, el satélite ruso Sputnik, el primero en ser puesto en órbita por el hombre, recibió la misma señal. Se piensa que ésta provenía de un satélite o artefacto misterioso, de origen desconocido.
De acuerdo a los datos proporcionados por múltiples blogs asociados al tema ovni, en febrero de 1960, Estados Unidos detectó un objeto no identificado en órbita polar, algo que ni ellos ni la Unión Soviética habían podido lograr. Además era de un tamaño superior a cualquier cosa que algún país pudiese fabricar en esa época.
El 3 de septiembre de 1960, siete meses después que el satélite se detectara por primera vez por el radar, una cámara de seguimiento en la fábrica de Long Island Gruman Aircraft Corporation tomó una fotografía del objeto.
Astronauta Gordon Cooper
Tres años más tarde, el astronauta Gordon Cooper fue lanzado al espacio para orbitar 22 veces nuestro planeta. En su órbita final, afirmó haber visto una forma verde brillante por delante de su cápsula y dirigiéndose hacia él. Sin embargo, al regresar a la Tierra no se le permitió a Cooper realizar declaraciones al respecto y tres semanas después se emitió un comunicado oficial que aseguraba que Cooper había sufrido alucinaciones debido a una fuga de dióxido de carbono en la cápsula.
El mensaje
No fue hasta 1970 que tal misterio se examinó minuciosamente y para ser descifrado por el astrónomo escocés Duncan Lunan. El experto trazó un eje vertical de la secuencia de los impulsos de trasmisión común y un eje horizontal de tiempo de retardo del eco. En ese análisis,  halló un mensaje oculto en los puntos en su gráfica. Lunan fue capaz de traducir al inglés el significado de estas discrepancias – eco de retardo, lo que demostraría que, tal vez, son una manipulación deliberada dirigida por algo o alguien.
“Nuestra casa es Epsilon Bostes, que es un sistema binario. Vivimos en el 6° planeta de 7 – contando hacia fuera del sol que es el más grande de los dos. Nuestro sexto planeta tiene una luna. Nuestro cuarto planeta tiene 3 y el primero y el tercero tiene tres lunas. Nuestra sonda está orbitando en vuestra luna. Esto actualiza la posición de Arcturus que aparece en nuestros mapas”.
Ante esto se generó una gran polémica dado que algunos sostienen que esta señal está mal interpretada o tal vez proviene de una estrella, pulsar, u otro fenómeno.
Señales de radio
En 1899, el genio y excéntrico Nikola Tesla construyó en su laboratorio en Colorado Springs el primer gran receptor/transmisor de Ondas de radio. Meses después de estar investigando, Tesla anunció que en medio del ruido eléctrico que estaba recibiendo había una señal demasiado periódica y regular como para ser natural. Tesla estaba convencido que esa señal era un intento de comunicación por parte de una raza extraterrestre y pensó inicialmente que la señal se originaba en Marte. Pero luego de rastrear la señal por meses, se dio cuenta que era imposible que proviniera de Marte y su lugar de origen tenía que ser algún lugar en la órbita de la tierra.
Años después, el otro gran genio e inventor de la radio Guglielmo Marconi, también anunció la recepción de una extraña señal proveniente del espacio, demasiado regular para ser simplemente ruido, esta señal se recibiría durante varios días para luego desaparecer completamente. A partir de ahí. Las ondas de radio generadas desde tierra se multiplicaron y los métodos tradicionales para escuchar estas señales se volvieron inservibles.
Puedes escuchar más interesantes detalles en el siguiente vídeo:
VÍDEO:
 

Anuncios: