sábado, 13 de agosto de 2016

NOTICIAS. Arqueólogos descubren Gran friso Maya en Holmul, Guatemala

   


Es una obra de arte que está “ricamente decorado con imágenes de dioses y gobernantes y una larga inscripción dedicatoria”, que viene a contar cómo fue la historia de la ciudad.

Arqueólogos descubrieron “el friso más espectacular hasta ahora visto” durante las excavaciones en julio de 2013 en la ciudad maya Holmul, en Peten, Guatemala, que data de una época del año 600 d. C.

Está “ricamente decorado con imágenes de dioses y gobernantes y una larga inscripción dedicatoria”, que viene a contar cómo fue la historia de la ciudad, informó este miércoles el Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala.
Holmul es una ciudad Maya que surgió en los años 800 a. C en el noreste de Peten, en la frontera con Belice, y perduró hasta alrededor del año 850 d. C, según investigaciones a cargo de la Universidad de Boston. Las primeras excavaciones se iniciaron en 1911 y los primeros estudios fueron publicados en 1932 por Mervin y Vaillant
El friso de ocho metros de largo y dos de alto se extiende en la parte superior de un edificio rectangular de unos 10 metros, donde está la plaza de Holmul.
Detalle del nombre del gobernante de Naranjo Ajwosaj en la inscripción dedicatoria del friso de Holmul (F. Estrada-Belli / Proy
La gran pieza maya muestra a tres personajes vistiendo ricos atavíos de plumas de quetzal y jade, sentados sobre cabezas de monstruos witz (cerro).
“El personaje central se identifica como Och Chan Yopaatpor los signos jeroglíficos en su tocado y en el texto debajo de su imagen”, dice el reporte de los arqueólogos, dado también por la Fundación de Patrimonio Cultural Maya (PACUMAN).
“Desde la boca del monstruo central se desprenden serpientes emplumadas de las cuales emergen los ancestros y los cerros laterales. Entre ellos están las figuras de dos dioses ancianos, otorgándole al personaje central un objeto identificado por un signo jeroglífico como “primer tamal”, destaca el informe.
Una ‘banda celestial’ desplegada en la parte superior del friso muestra una franja de símbolos astrales. Para los arqueólogos esto significaría que las figuras representadas se encuentran en el mundo celestial de dioses y ancestros”, destaca PACUMAN.
El hallazgo se realizó mientras el equipo del arqueólogo Francisco Estrada-Belli buscaba más indicios en relación a una tumba encontrada en el mismo lugar en excavaciones anteriores. Aunque se había descubierto una máscara de madera, se desconocía la verdadera identidad del difunto.
Estrada Bell explica que los mayas representaron a los gobernantes divinizados y escribieron en el friso sus nombres, y los ubicaron junto a sus dioses.
El texto se compone de unos 30 signos jeroglíficos que están sobre una banda que corre en la base de todo el relieve.
El epigrafista Alex Tokovinine de la Universidad de Harvard y colaborador de este proyecto de investigación, descifró el texto y destacó que el edificio donde se encuentra el mismo, fue dedicado por Ajwosaj, rey de la vecina ciudad de Naranjo y vasallo del poderoso Reino Kan.
Según el texto “puso en orden”, Ajwosaj dispuso de una serie de dioses locales y un posible gobernante local, llamado Och Chan Yopaat, cuyo significado es “el rayo entró al cielo”.
“Este texto, nos cuenta de una forma muy explícita que Naranjo (sitio maya vecino del Valle Holmul) intervino de una forma directa para establecer una dinastía más aliada al Reino Kan (dinastía Maya) en un centro como Holmul, tan cercano a Tikal (ciudad maya a 35 kilómetros) durante la fase inicial de la época de conflictos con Tikal, en el sexto y séptimo siglo de nuestra era”, señala Tokovinine.
Según los arqueólogos, viene a confirmar “muy claramente”, “que Holmul en el siglo quinto tuvo relación con Tikal junto a la llegada de guerreros teotihacanos al área maya”.
Teotihuacan, según arqueólogos mexicanos, fue una ciudad que surgió antes de la era de Cristo y floreció alrededor del siglo IV d. C. con difusión militar y comercial a sus alrededores. El inicio de su abandono fue en el año 500 en adelante, y aumentó  después de finalizar la época de apogeo entre los años 450 y 650 d. C. El declino de esta ciudad finalizó en 850 d. C.
Vista de la tumba de un gobernante en el momento de su descubrimiento en el interior del Edificio A de Holmul.
Tikal a su vez nació cuatro siglos a. C. y fue un importante centro de dominio maya, una ciudad muy conectada a las otras regiones tanto a nivel político como económico. (Pirámide de Tikal)
A su vez la ciudad maya de Naranjo, ocupa un sitio de cerca de un kilómetro cuadrado en el valle de Holmul. Cuenta también con estructuras ceremoniales y complejos agrupados de a tres construcciones piramidales. Fue descubierto en 1905, según investigaciones del arqueólogo Maler publicadas en 1908, informa la Universidad de Harvard.
Muchos saqueos se realizaron en esta zona, tanto en Holmul como en Naranjo. Se conserva, de esta última, una réplica de una máscara de jade, en tanto la original fue robada.
El texto del friso maya de Holmul, confirma la creencia que esta ciudad pasó al dominio de las autoridades de Naranjo, que “entró en sucesivas guerras y alianzas en contra de Tikal”, señala el arqueólogo guatemalteco.
“Este es un hallazgo extraordinario que solo una vez se da en la vida de un arqueólogo”, expresó Francisco Estrada-Belli, según el mismo informe.
“Es una gran obra de arte que también nos proporciona mucha información sobre la función y significado del edificio, lo cual era el enfoque de nuestra investigación. Teníamos la esperanza de encontrar algunos indicios sobre el porqué de este edificio y de su entierro pero algo así va más allá de cualquier expectativa", agrega el arqueólogo.
Reino Kan
El gran Reino Kan, significa Reino Serpiente, según la lengua maya y fue identificado en el Período Clásico por su “glifo emblema” representado por la cabeza de una serpiente, según la organización Reinokan.
“Este glifo emblema es el de mayor presencia en las Tierras Bajas Mayas, un territorio extenso, lo cual refleja la importancia que tuvo el Reino Kan”, agregan las investigaciones.
El descubrimiento de este glifo en distintas ciudades y diferentes eras mayas “sugiere que la dinastía tiene sus raíces varios siglos atrás durante el Período Preclásico, desde el inicio de la Civilización Maya”.
El arqueólogo, Richard Hansen, que trabaja actualmente en El Mirador, confirmó a La Gran Época que se estima que el Reino kan dominó el área de Petén, durante el Período Preclásico y prosperó en la ciudad de El Mirador que luego fue abandonada.
Tikal, se convirtió más tarde en la principal ciudad maya del Período Clásico Temprano.
Imegen de portada: La arqueóloga Anya Shetler limpia la inscrición del friso de Holmul en el momento de su descubrimiento (F. Estrada-Belli / Proyecto Arqueológico Holmul)
Fuente: www.lagranepoca.com
Anuncios: