lunes, 25 de julio de 2016

ENIGMAS: Los extraños humanos con cuernos

   


Son casos reales documentados. Advertimos que las imágenes pueden herir su sensibilidad.

La fe cristiana convirtió a los cuernos en un símbolo nefasto, representante del Diablo y su crueldad. En el mundo humano, hay personas que tienen cuernos y, a pesar de que la ciencia explica que son una lesión tumoral, hay culturas que condenan a sus portadores y los consideran seres demoníacos.

Conocidos por el nombre de “Curno Cutaneum”, estos tumores queratinosos son pre-cancerígenos y suelen aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero principalmente en la cabeza. Se producen por un proceso de queratinización de la piel por varias causas como; carcinoma de células escamosas, verrugas virales, keratosis, keratoacanthoma, la enfermedad de Bowen, keratosis seborréica o el carcinoma de célula básica. En un 50% de los casos se trata de tumores malignos que deben ser extirpados, en el resto no es más que algo molesto, sin más consecuencias en su portador que las de tener que aguantar las burlas de sus vecinos.

Tampoco la cabeza o la frente es el lugar único y exclusivo de crecimiento de estos carcinomas, que pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo. 

Se cree que surgen por la exposición al sol o por la presencia del virus del condiloma humano, pero no hay una causa científicamente comprobada.
Liang Xiuzhen
China es el país que más casos presentó de esta patología. Liang Xiuzhen, conocida como “la mujer unicornio”, es uno de los ejemplos más famosos del mundo. Otro conocido es el de la francesa Madame Dimance, a quien le extirparon un gran cuerno de su cabeza que hoy permanece expuesto en el Mütter Museum de Filadelfia.
Madame Dimance
Existen reportes sobre este tipo de enfermedad desde hace siglos, el Doctor J.J.Lamprey en 1887 realizó una minuciosa descripción del conocido Hombre con Cuernos de Africa. Descubrió que tal anomalía había sido causada por una deformación congénita asociada a un desarrollo notable de la región infraorbital en el hueso maxilar.
Además, describió varios casos y a través de un intérprete intentó hallar alguna evidencia además de la congénita relacionada con traumatismos.
Fuente e imágenes de la nota: supercurioso.com
Imagen principal: Shutterstock
Anuncios: