jueves, 7 de abril de 2016

ANIMALES CURIOSOS. El Ahool, el misterioso murciélago gigante del África

   


El Ahool es un críptido alado, comúnmente retratado como un murciélago gigante, aunque se piensa que podría ser un pterosaurio vivo o algún tipo de primate volador.

El Ahool habita en lo más profundo de las selvas de Java, y ha sido visto en la mayor parte del territorio de Indonesia. Es un animal nocturno que en el día se esconde en cuevas cercanas a los ríos y en la noche sale a cazar más que todo peces y roedores.
El naturalista "Dr. Ernest Bartels" fue el primer occidental en reportar el avistamiento de un Ahool en 1927 mientras investigaba la fauna de la región.

Desde ese día los avistamientos del Ahool han sido esporádicos pero a través de la historia con el más reciente en 2007 cuando un conductor de camión afirma haber visto un murciélago gigante sobrevolando su camión mientras este descansaba a orillas de una carretera de Indonesia.
No hay historias de ataques de ahool a seres humanos o daño alguno a propiedades por lo que las gentes locales lo consideran un ser bueno que no se debe molestar.
Relatos similares de murciélagos gigantes provienen del África, especialmente Congo y Camerún.
Reportes de investigadores y teorías
El críptido fue reportado por primera vez por el Dr. Ernest Bartels en 1925. Bartels estaba explorando una cascada en las laderas de las montañas Salek, cuando de pronto un murciélago gigante voló sobre su cabeza. Dos años después, en 1927, alrededor de las 11:30 am, el Dr. Ernest Bartels se reencontró con el Ahool nuevamente, esta vez él estaba acostado en la cama, dentro de su casa de paja en las inmediaciones de un río en Tjidjenkol (oeste de Java), cuando de pronto escuchó unos inquietantes sonidos que provenían de la selva. 
Cada vez el ruido se hacía más fuerte, como si la criatura estuviese más cerca, hasta que llegó un punto en el que sintió que la criatura estaba arriba de la cabaña, emitiendo un grito semejante a "¡A hool, a hool!"... Asustado, Bartels encendió una antorcha y salió a ver si el animal, que parecía haberse alejado un poco, seguía por ahí cerca. Vio entonces que no había nada, pero apenas 20 segundos después una especie de murciélago gigantesco emergió de la vegetación, volando hacia él, aunque no le hizo daño y siguió rio abajo, hasta perderse en la distancia...
En realidad Bartels, no solo por la velocidad a la que volaba el animal sino por su nerviosismo, no había percibido bien de qué se trataba y, recordando el ruido que escuchó cuando estaba en la cabaña, planteó que podría tratarse de una especie gigante de búho o lechuza, pero sus colegas profesionales rechazaron la hipótesis.
Posteriormente, tomando en cuenta las experiencias de Bartels, los criptozoólogos Ivan T. Sanderson yBernard Heuvelmans concluyeron que el Ahool era una forma de murciélago gigante sin clasificar. Sanderson tuvo especial interés en el Ahool porque él también se había encontrado con una criatura semejante, pero no en Java, sino en las montañas Assumbo de Camerún, en África occidental. Sanderson decía que el Ahool podría ser una variante Oriental del murciélago gigante y críptido africano conocido como el Kongamato, criatura que, según él, fue lo que vio en las montañas Assumbo.
Fuente: www.pasarmiedo.com - Maravillas Y Misterios Del Mundo.
Anuncios: