martes, 1 de diciembre de 2015

HISTORIA: ¿Qué fue la Peste Negra?

   


El 1 de diciembre de 1347, en Europa comienza la Peste Negra

¿Qué fue la Peste Negra?
La peste negra es una de las más terribles pandemias que se tenga conocimiento. Llegó a diezmar hasta en una tercera parte la población del continente Europeo debido a que se propagó rápidamente, y además tenía un alto grado de mortandad de más del 60%. Se calcula que mató a 25 millones de personas durante el siglo XIV. Traída por mercaderes trotamundos desde la India, la Peste Negra es el caso de pandemia más conocido de toda la historia.
Los síntomas de esta enfermedad eran fiebre alta, cefalea (dolor de cabeza), escalofríos y astenia (debilitamiento general) seguido con la inflamación de los ganglios como los de la ingle (buba en latín) razón por la cual también se le conoce como peste bubónica. Las “bubas” inflamadas tomaban un color negruzco y resultaban dolorosas.
Esta enfermedad es causada por una bacteria, descubierta en 1894 por André Yersin, a la que se le llamó Yersinia Pestis. Esta bacteria vive normalmente en los animales como la rata negra o rata de campo y es transmitida al hombre por medio la picadura de las pulgas de las ratas. Las condiciones higiénicas de aquellos tiempos eran prácticamente nulas, razón por la cual fue fácil su propagación a la población.
Esta enfermedad ya se ha presentado varias veces en la historia, desde el antiguo Egipto, la conocida pandemia de Europa o peste negra y también en China, la India y la última vez fue en la ciudad de los Ángeles, en 1924. Actualmente si es tratada a tiempo existen muchas posibilidades de sobrevivir. Se trata mediante antibióticos y medicamentos para la sintomatología.
De las ratas al hombre

Únicamente en el siglo XIX se superó la idea de un origen sobrenatural de la peste. El temor a un posible contagio a escala planetaria de la epidemia, que entonces se había extendido por amplias regiones de Asia, dio un fuerte impulso a la investigación científica, y fue así como los bacteriólogos Kitasato y Yersin, de forma independiente pero casi al unísono, descubrieron que el origen de la peste era la bacteria yersinia pestis, que afectaba a las ratas negras y a otros roedores y se transmitía a través de los parásitos que vivían en esos animales, en especial las pulgas (chenopsylla cheopis), las cuales inoculaban el bacilo a los humanos con su picadura. La peste era, pues, una zoonosis, una enfermedad que pasa de los animales a los seres humanos. El contagio era fácil porque ratas y humanos estaban presentes en graneros, molinos y casas –lugares en donde se almacenaba o se transformaba el grano del que se alimentan estos roedores–, circulaban por los mismos caminos y se trasladaban con los mismos medios, como los barcos.

Anuncios:
---------------------------------------